Las mordidas o Com es financen el PSOE i el PP

De “L’Estel”, periòdic de Mallorca:
  COM ES FINANÇA EL PSOE?
“Els mètodes mafiosos de finançament del PSOE són idèntics als practicats pel PSI italià de Bettino Craxi, gran amic personal de Felipe González, avui caigut dins el descrèdit total, repudiat pel seu partit polític que ha hagut de canviar de nom i amb múltiples judicis pendents amb la justícia acusat de corrupció i de connivència amb la màfia siciliana.

El PSOE, com el PSI, té muntada una xarxa paral·lela impressionant per recaptar fons a través dels xantatges i extorsions. Les conexions subterrànies econòmico-polítiques entre les grans empreses afavorides per la concessió d’obres públiques i el PSOE són espectaculars ultra mesura.
Fets com la reprivatització de les empreses del grup RUMASA, l’Expo 92 o les Olimpiades de Barcelona 1992 que han mogut mils i mils de millions de pessetes  han generat una espiral de corrupció de proporcions extremes.
Melchor Miralles, al llibre Diccionario de la corrupción, dóna el següent significat de la paraula española Mordida:
  En México, cantidad de dinero con la que se soborna a un funcionario. Término que también se emplea en España. Pedro Pacheco, alcalde andalucista de Jerez de la Frontera, dijo el 25 de octubre de 1998:
“En Sevilla no se puede conseguir un contrato o una adjudicación sin entregar la mordida a Juan Guerra o a su hermano
(p.p. 365-366); i de l’expressió: Impuesto Revolucionario:
  En el sector de la construcción, dícese de las comisiones que las empresas se ven obligadas a pagar para verse beneficiadas por la adjudicación de las obras públicas (pàg. 326).”

  COM ES FINANÇA EL PP?
“El PP es finança a les Comunitats Autònomes que domina (Balears, Castella – Lleó i Galicia) exactament igual que el PSOE, amb idèntics mètodes mafiosos: concessió de contractes i de subvencions, tràfic d’influències, concessió de llicències urbanístiques, recalificacions de sòl rústic en industrial o urbà, comossions d’empreses constructores a canvi de la concessió d’obres públiques, creació d’empreses mixtes, entre públiques i privades per evadir el control de l’oposició parlamentària, venda de llicències irregulars, confidències de mercats de valors, concessió d’exclusives en matèria de distribució de llavors i d’insecticides, ús arbitrari de la informació privilegiada, etc.
Recordeu el cas Naseiro, per exemple.
José Díaz Herrero / Ramón Tijeras, al llibre El dinero. del poder. La trama económica en la España socialista, Cambio 16, Madrid 1991, pàgines 471-472, afirmen obre el cas Naseiro que va esclatar a la llum pública la Setmana Santa de 1990:
 En las semanas siguientes, la sociedad española empezó a saber, poco a poco, por los periódicos, que el tesorero del Partido Popular no era tan inocente como aparentaba en un principio, al ser presentado por su partido como una víctima de la mala actuación de la justicia.
Así lo demostraban los casi 600 folios del sumario que contenían las transcripciones de las cintas magnetofónicas
grabadas por orden del juez. Allí se relataban con pelos y señales las numerosas operaciones ilícitas para financiar el PP, cuyos dirigentes podían incurrir en delitos de prevaricación y cohecho.
Los altos cargos del partido de Aznar y Fraga involucrados en el affaire, habían encontrado en las recalificaciones, las licencias municipales y la concesión de obras, un filón para llenar las arcas del PP y, depaso, incrementar el saldo de sus cuentas corrientes. De este modo se lo decía el diputado por Madrid, Angel Sanchís, a Salvador Palop, a comienzos de febrero.
   – Todos los temas que te vayan llegando me los das a mí.
   – Me parece muy bien.
   – Luego tú y yo, de común acuerdo, decidiremos cuáles de esos temas se los pasamos a Rosendo y cuáles no.
   Muy bien.
   – De todas formas, los que vengan de por ahí fuera, si podemos camuflárselos a Rosendo, se los camuflamos.
   – Mejor.
   – Y, si no, pues mala suerte.
   – Pero es que, en cualquier caso, se puede pactar con Fulanito de Tal el 4 y decir a Rosendo que es el 3…
Era lo nunca visto. Por primera vez un diputado y concejal del primer partido de la oposición, aparecían ante la opinión pública tal y como eran, sin el más mínimo escrúpulo moral y con unos comportamientos más típicos de una película de gánsters que de altos cargos de un partido de orden.
Pero eso no era lo realmente preocupante. La publicación de las diligencias previas 295/90, iniciadas en Valencia por el juez Luis Manglano, ponían de relieve que el Partido Popular había montado una red de financiación paralela de sus actividades, al margen de la Ley de Financiación de 1987, para recaudar fondos con destino a la formación política.
De este aparato económico clandestino formaba parte, según la investigación del juez Manglano, el tesorero del PP, Rosendo Naseiro Díaz; el anterior tesorero y diputado por Madrid, Ángel Sanchís Perales; el vicesecretario de Acción Electoral del PP, Arturo Moreno; el concejal por Valencia, Salvador Palop y otras personas relacionadas con el “clan de Valladolid” del Partido Podrido, el lugar donde el líder del PP, José Mª Aznar, había ostentado la presidencia de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, meses antes.
Las diligencias previas 295/90 dejan entrever también que todas estas personas venían actuando coordinadas entre sí para pedir dinero a las empresas de construción, a los contratistas de limpieza, a las sociedades relacionadas con el mantenimiento del alumbrado y a los propietarios de terrenos susceptibles de recalificación, como fórmula para captar fondos con destino al partido.
Las oficinas desde donde se planificaban y se centralizaban todas estas actividades ilícitas era la sede del Partido Popular, en la madrileña calle Génova, donde tenía su despacho el coordinador de Finanzas del PP, Rosendo Naseiro.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *