El Bloc vol votar si hi ha quotes en les candidatures per deixar en minoria a Oltra

Las primarias de Compromís para elegir al cabeza de lista de la coalición en las próximas elecciones autonómicas serán abiertas. Y eso ya no admite discusión. Que sean abiertas significa que podrán participar tanto los afiliados a las formaciones que componen la coalición como también los simpatizantes. En teoría, el mecanismo favorece las opciones de la portavoz de la coalición en Les Corts, Mónica Oltra, de convertirse en el cartel electoral de esta formación -sobre el papel, con un nivel de popularidad superior al del líder del Bloc, Enric Morera-.

Pero la coalición ha abordado ya otra discusión. De lo que se trata ya no es de quién participa en esa votación, sino de si se reservan o no puestos, dentro de la candidatura electoral, para las distintas formaciones que componen Compromís. Un mecanismo -de cuotas- que trataría de garantizar la presencia en puestos de salida de las candidaturas de representantes de todas las formaciones. Una aspiración legítima que cuenta con el respaldo obvio de los partidos con menor peso específico en la coalición -Joan Ribó ha sido uno de los que públicamente lo ha defendido-, pero que para el Bloc supone un perjuicio indiscutible, toda vez que reduce la presencia que le correspondería a ese partido en las candidaturas.

Morera aprovechó su intervención el pasado domingo en el aplec d’El Puig para avisar de que su partido consultará a las bases respecto a aquellas cuestiones del reglamento de primarias en las que no exista un acuerdo. Pueden ser dos o tres, pero una de ellas es ese sistema de cuotas. Aprobarlo significaría recortar el poder del Bloc, al obligar a que todas las formaciones de Compromís tuvieran presencia en puestos de salida de las candidaturas electorales. Rechazarlo propiciaría que la formación de Morera -al margen de que éste terminara siendo o no el cartel electoral de la coalición para 2015- dispusiera de una representación mayoritaria en las candidaturas.

La traducción de los dos escenarios apunta directamente al control de la mayoría en los grupos que Compromís forme en las instituciones en las que logre representación. En el caso de Les Corts, por ejemplo, rechazar el sistema de cuotas implicaría que el Bloc dispusiera previsiblemente del control sobre la mayoría del grupo parlamentario. Un escenario que, en el caso de triunfo de Oltra en unas eventuales primarias frente a Morera, le obligaría a consensuar con el Bloc las decisiones a adoptar en el Parlamento, aunque sólo fuera porque no dispondría de la mayoría en su propio grupo.

El debate está ya en las filas de la coalición. Compromís está recogiendo propuestas de sus distintas asambleas respecto a las cuestiones a incluir en su reglamento de primarias. La de las cuotas es una de ellas. Y vista la falta de acuerdo, la coalición apuesta por someterla a votación.

Antes de las europeas

La coalició que lidera Morera ni siquiera tiene aprobado aún un calendario para la celebración de esas primarias. Las fuentes consultadas por este diario apuestan porque se produzcan antes de las europeas, con el objetivo de cerrar un debate, el de quien encabezará esa candidatura, que lleva meses despitando a la coalición. Compromís tiene pendiente también una decisión sobre el formato en el que concurrirán a esos comicios europeos.

Por otro lado, el grupo de Compromís ha registrado una proposición no de Ley en Les Corts para instar al Consell a habilitar, como medio material «de apoyo» para la Fiscalía Anticorrupción, un sistema de denuncia a través de internet que garantice «el total anonimato del denunciante y que llegue directamente» al ministerio fiscal «sin intermediarios». «Queremos que cualquier persona de forma anónima pueda presentar ante Anticorrupción denuncias sobre posibles irregularidades, actos fraudulentos o de corrupción de los que hayan tenido conocimiento», señaló Oltra.

Fuente LAS PROVINCIAS

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *