Gilabert dimiteix com regidor d’Ontinyent por falta de suport en Compromís.

Gilabert dimite como concejal por falta de apoyos en Compromís. El portavoz de la coalición en Ontinyent alega que no cuenta con respaldo «orgánico e institucional» para seguir en la acción opositora del grupo municipal – Silvia Urenya, número 3 en la lista, le relevará

21.01.2016 | 00:26

Gilabert dimite como concejal por falta de apoyos en Compromís

Gilabert dimite como concejal por falta de apoyos en Compromís

R. Tomàs | Ontinyent El concejal y portavoz de Compromís en Ontinyent, Joan Gilabert, dimitió ayer de sus cargos ante la falta de respaldo a nivel comarcal y autonómico de su partido para continuar la acción del grupo municipal ontinyentí. Gilabert deja el cargo de concejal en la oposición y la portavocía del grupo empujado por la «falta de apoyo orgánico e institucional», según anunció ayer, para llevar adelante la delegación de relaciones institucionales con la Diputació de València y la Generalitat Valenciana, acordada con el PSPV local. Gilabert será relevado por Silvia Urenya, tercera en la candidatura municipal en las pasadas elecciones de mayo y el dimisionario seguirá en Compromís como militante de base, dijo ayer.

El PSPV y Compromís de Ontinyent acordaron la creación de una delegación para supervisar el seguimiento de las inversiones de los gobiernos autonómico y provincial en la ciudad, ya que los dos partidos gobiernan ambas instituciones y que en la pasada legislatura formaron gobierno en Ontinyent. Desavenencias con los socialistas ontinyentins y con el propio partido han llevado al líder de Compromís a dejar sus cargos en el ayuntamiento. Gilabert explicó ayer a este diario que «no vamos a aceptar la delegación porque nuestra propuesta es un acuerdo de cooperación entre iguales y el PSPV va a la suya, no queremos ser palmeros de nadie». A este respecto, Compromís afeó al PSPV de Jorge Rodríguez que «no respeta nuestra voluntad de cooperar como socios» en dicha delegación de control, y argumentaron como muestra la modificación de la ley urbanística para reducir las sanciones, pese a la labor desempeñada por la coalición valencianista durante el anterior gobierno en el consistorio; la ubicación del nuevo hospital, «nos enteramos por los medios de comunicación», criticaron; la recuperación del Pla de Minimització de Residus; o el plan de reindustrialización.
Joan Gilabert expuso entre los motivos de su renuncia que «para llevar la concejalía de relaciones institucionales, con una interlocución con Valencia, tendría que tener el apoyo orgánico e institucional del partido y no es así», reconoció el concejal dimisionario, que añadió que con esta falta de respaldo «poco puedo aportar». Gilabert puso de manifiesto también las rencillas con la nueva directiva comarcal de Compromís, que encabeza Nicolau Calabuig. «No hay apoyo de la directiva comarcal, en la que un grupo minoritario de Ontinyent tiene el poder comarcal, y el día a día así es complicado», subrayó, añadiendo que sí cuenta con el respaldo de la agrupación de Ontinyent, que de hecho le ratificó después de que Gilabert presentara su cargo a disposición del partido tras los resultados electorales de mayo de 2015, en los que Compromís perdió uno de los tres ediles en el consistorio. Gilabert reconoció ayer que estos resultados también han influido en su decisión, «si hubiera ido mejor electoralmente, las cosas hubieran sido más sencillas».
Dos años en el cargo
Joan Gilabert asumió el cargo de concejal y portavoz a principios de 2014, tras la renuncia de Josep Francés. El relevo se valoró como una estrategia para encarrilar la candidatura de Gilabert de cara a las elecciones de 2015. Como concejal, Gilabert asumió la cartera de Hacienda en el gobierno pactado con PSPV y al frente de la concejalía consiguió reducir la deuda, cerrar los ejercicios con superávit y mejorar las finanzas del consistorio. El PSPV lamentó que Gilabert haya dimitido por falta de respaldo dentro de su partido y el dimisionario mostró su sorpresa, afirmando que «es raro que otros partidos entren a valorar estas cosas en otras formaciones». Al margen de ello, al parecer Gilabert comunicó la dimisión, antes de hacerla pública, al alcalde, Jorge Rodríguez, quien le expresó su disgusto por la renuncia del edil con el que capitaneó el gobierno de Ontinyent la pasada legislatura, y del que destacó su «elevado» nivel político.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *