Un pensament a “Interessos compartits…”

  1. Es hora ya de hacer un frente común para combatir los desmanes que comete Madrid contra Valencia. Y para ello, conviene trenzar las alianzas con otros gobiernos que son objeto del maltrato. Nos jugamos mucho, por eso es necesario establecer un plan de ruta que permita recuperar la dignidad institucional y social en todo el territorio que conforma la Comunidad Valenciana.

    Es evidente que si no logramos la necesaria y anhelada soberanía, nunca tendremos capacidad para acabar con la actual servidumbre a la que somos sometidos todos los valencianos por el gobierno de Madrid.

    Pasar de las buenas intenciones y declaraciones a una acción política conjunta y eficiente es la asignatura pendiente que deben acometer y asumir todas las fuerzas políticas, organizaciones sindicales y movimiento cívico en la Comunidad Valenciana.

    Hay que pasar de las palabras a la acción política y tener como objetivo que la Comunidad Valenciana obtenga su soberanía, su independencia total de Madrid.

    Conviene recordar aquí el maltrato que ha dispensado el gobierno de España a nuestro Patrimonio Cultural, sin olvidar otros ignominiosos e indecentes “olvidos” perpetrados contra todos los valencianos, gracias a nuestra pasividad y complacencia hacia los dictados de Madrid.

    ¿Qué pasa con los museos de Madrid en Valencia?

    Ahora todos son lamentaciones y reproches, pero lo que nadie parece exigir a los titulares legítimos de los museos nacionales existentes en la Comunidad Valenciana es mayores inversiones, con el fin de dotar de los necesarios medios humanos y técnicos a unos espacios expositivos que llevan muchos, muchísimos años abandonados.

    Sí, digo bien cuando afirmo sin ambages que el Museo de Bellas Artes San Pío V y el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí” llevan años abandonados por el gobierno de España.

    Y también no tengo reparo alguno en afirmar que también los valencianos, todos los valencianos sin apenas excepciones, han olvidado reivindicar con claridad, contundencia y reiteración una mayor y mejor financiación para esos museos de titularidad nacional, ubicados en la capital del Turia.

    Durante décadas los gestores de la Generalitat Valenciana y la totalidad de los partidos políticos con representación institucional han dedicado muy pocos esfuerzos a la hora de reclamar -con la debida inteligencia y montaraz persistencia-, la necesaria ampliación y reforma de la que dicen ser la segunda pinacoteca de España, olvidando exigir que se proceda a iniciar la ampliación y mejora de las tercermundistas instalaciones del Museo Nacional de Cerámica “González Martí”.

    Apenas se han impulsado algunas iniciativas parlamentarias en el Congreso de los Diputados, gracias a la tenacidad e insistencia de algunas entidades cívicas como Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y Cercle Obert.

    Y en los medios de comunicación han sido muy pocos los periodistas que han realizado una labor crítica y un análisis sobre las causas del deterioro y degradación que sufrían esos museos nacionales.

    Mención especial y destacada merecen José Ricardo Seguí y Carlos Aimeur, que han estado durante años denunciando con argumentos contundentes y sin pelos en la lengua, la visible ruina y la nefasta gestión de nuestros museos.

    Ahora, después de un robo y de una avería del aire acondicionado, todos se alarman por la precaria salud del Museo de Bellas Artes San Pío V, olvidando que esto son simples síntomas de una enfermedad mucho más grave y que amenaza en convertirse en metástasis si no existe un compromiso de todas las fuerzas políticas y de toda la sociedad en acabar con esa idea de que la cultura es simplemente un adorno, un entretenimiento para ociosos, para diletantes, para exquisitos incurables y con mucho tiempo libre.

    Lo que subyace en la presente crisis que padece el San Pío V, es la falta de interés sincero por nuestra cultura, por nuestras señas de identidad como valencianos, pues hemos permitido (y seguimos tolerando) de manera activa y directa la degradación de nuestro Patrimonio Cultural, sin emplear los medios administrativos, legales y políticos para poner remedio y denunciarlo en tiempo y forma.

    Es obvio que el gobierno de España no ha invertido lo necesario en el mantenimiento de nuestros museos, pero eso únicamente demuestra que nuestros representantes políticos y toda la sociedad valenciana no tienen ningún respeto ni aprecio por la cultura y sus diversas manifestaciones.

    Ahora que parece que las fallas, los “bous al carrer” y las bandas de música van a recibir mejor trato que nuestros grandes museos, palacios, castillos, alquerías… sería conveniente que todos hiciésemos un esfuerzo por exigir al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes que los museos no son una galería comercial, donde algunos “raros” van a pasar el tiempo o cultivar sus refinadas y trasnochadas obsesiones.

    Sin una financiación adecuada, será totalmente imposible devolver la dignidad al Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias y al San Pío V. Pero debemos saber que esa ayuda económica -que precisan desesperada y urgentemente esos museos-, no se podrá obtener si no se ejerce una tenaz y feroz presión política, social y administrativa. Por ello conviene hacer un llamamiento a todos los valencianos para que dejen de guardar silencio ante el maltrato sistemático al que nos somete Madrid.

    Y por favor no olvidemos nunca que todos los gobiernos, absolutamente todos (incluido el de Zapatero), han “olvidado” a Valencia. Aquí todos somos culpables, por acción u omisión. Unos han callado demasiado tiempo. Y otros se han dedicado a emplear el victimismo para entretener y confundir a los incautos.

    Resumiendo: “El que no llora, no mama”. Pues eso, dejemos de quejarnos virtualmente o cuando roban algunas piezas de la segunda pinacoteca de España o cuando se cae una alquería o se llena de termitas el artesonado de la Lonja de la Seda. Aprendamos a reclamar con habilidad y de manera sistemática lo que en justicia nos corresponde. No hace falta que lloremos por las esquinas cuando nos maltratan o se olvidan de “amarnos” nuestros “amigos” y “conocidos”. Saquemos las garras y enseñemos los dientes a Madrid ahora y todos los días. Aprendamos a denunciar por escrito, pues tenemos motivos y argumentos de sobra.

    No son los museos los que necesitan ayuda y corren peligro; somos todos los valencianos los que estamos en una situación de grave precariedad y riesgo, gracias a nuestra indolencia y pasividad.

    Convendría exigir ya, (además de una mayor y justa financiación para el 2016), que Madrid proceda a entregar la titularidad de todos los bienes culturales (que son muchos) al gobierno de la Generalitat Valenciana.

    Antonio Marín Segovia

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *