La Vanguardia analitza el think tank del valencianisme institucional i autonomista

Análisis

Nexe, el think tank del valencianismo político

  • Sorprende que el PSPV no tenga activo un espacio de reflexión e ideas como el laboratorio que alimenta el discurso, entre otros, de Compromís
Nexe, el think tank del valencianismo político

Que el discurso valencianista esté marcando, en gran parte, la acción política de la izquierda valenciana no debería sorprender a nadie. Son muchos los factores que determinan esta realidad, pero hay uno que define muy bien el liderazgo que está adoptando este nuevo relato: la reflexión. O dicho de otro modo, la concreción de ideas a partir de un debate que lleva años realizándose en ciertos sectores de la sociedad valenciana. La Fundació Nexe es, en este sentido, la referencia obligada, el think tank del valencianismo político que ha logrado alimentar a partir de estudios, propuestas, investigaciones y, lo más importante, la movilización de inteligencia, el marco político del nuevo valencianismo, no sólo de Compromís. Nexe ofrece, en este sentido, una propuesta transversal.

En un momento crucial para la izquierda, especialmente para las fuerzas identificadas con el cuerpo ideológico de la socialdemocracia – modelo de gestión social que sufre una profunda crisis en todo el mundo -, sorprende que partidos como el PSPV no tengan un espacio de reflexión semejante a nivel autonómico. La Fundació Societat i Progrés, creada a tal fin, es hoy un foro prácticamente inactivo y dedicado más a promover actividades partidistas que a pensar en cuál debe ser el relato de una fuerza que fue fundamental en la generación de la autonomía valenciana en los años 80 y que hoy preside la Generalitat Valenciana. Y no será por la falta de materia gris, pues en torno al PSPV sigue habiendo una amplia nómina de reputados, e interesantes, cabezas pensantes. Pero, ausentes de un espacio como Nexe, solo encuentran acomodo para ofertar sus ideas en las instituciones públicas o en la universidad; y no todos.

Nexe, think tank creado a partir de l´Associació Cívica Valenciana Tirant lo Blanc, merece, por estas razones, atención. Su actual secretario general, Amadeu Mezquida, responsable de la campaña de Compromís en Valencia en las pasadas elecciones locales, subraya una clave: “nuestra reflexión ha superado el debate de la cultura y la identidad y ha entrado de lleno en otros ámbitos como la economía, el territorio o la regeneración democrática”. “La sociedad valenciana está cambiando hace tiempo, y Nexe ha querido observar este cambio y realizar propuestas; el siguiente paso es ser influyentes en las instituciones generando espacios compartidos para el debate”.

Amadeu Mezquida
Amadeu Mezquida (Miquel Oliver)

La izquierda en el sofá

En el año 2006 el periodista Ximo Ferrandis publicaba una obra que he revisitado: “L´esquerra al sofá”. En síntesis, el autor advertía, tras ofrecer una fotografía de la crisis de la izquierda valenciana desde 1995 (principalmente del PSPV) de la necesidad de que esta misma izquierda renovara objetivos y discurso en tiempos de hegemonía (absoluta) del PP, reconectando, principalmente, con esos sectores de los que se había, más o menos, divorciado. Otras obras como la del profesor Manuel Alcaraz, “De l´éxit a la crisi”, abundaban en esta hipótesis. De alguna manera, el valencianismo político, que tiene su mayor traducción en Compromís, ha sabido, en este sentido, tomar la delantera a los socialistas, aprovechar su crisis para ocupar espacios, y complicidades, con los ciudadanos decepcionados o insatisfechos con las soluciones ofertadas por la socialdemocracia clásica.

Vicent Flor, que fue el primer director académico de Nexe, recuerda que “entendimos que había que hacer algo tan sencillo como pensar, debíamos dar respuestas a las inquietudes que iban surgiendo, y ahí creo que hemos realizado un buen trabajo”. El catálogo de publicaciones lo confirma, así como la nómina de autores como Andrés Boix, Rafael Beneyto, Amadeu Mezquida, Carlos Villodres o el propio Vicent Flor; a lo que se suman colaboraciones de otros como Josep Vicent Boira o Miquel Valls. Estudios que han abordado desde la financiación, los nuevos modos de participación en la vida política, el corredor mediterráneo o, también, el valencianismo respecto a España.

El valencianismo político

Si en los 80 fue la socialdemocracia la que impuso el marco político de la sociedad valenciana, hoy es indudable que en gran parte es el valencianismo político el que se ha convertido en referencia. Un valencianismo político que incluso impregna la acción de la Generalitat Valenciana y de su president, Ximo Puig. De alguna manera, el secretario general del PSPV ha asumido gran parte de este nuevo relato valencianista o, tal vez, ya le era propio y ha encajado con esta nueva tendencia. En otros casos, como en el Ayuntamiento de Valencia, es aún más evidente, y al respecto vale la pena observar cómo el valencianismo político ha sabido ocupar espacios, como en la cultura popular y las tradiciones (las fallas) que antaño el PSPV trató con, digamos, marcada indiferencia. No ha sido casualidad, es el resultado de años de debate y propuestas.

Y no parece que este esquema sociopolítico vaya a cambiar sustancialmente en los próximos años. A la crisis de la socialdemocracia, que tiene en la fractura del PSOE un buen ejemplo, se suman las exigencias de una sociedad que exige un modelo diferente de relación con los partidos y con las instituciones. El valencianismo político ha sabido verlo desde hace tiempo, y su principal laboratorio de ideas, La Fundació Nexe, ha traducido esta inquietud en propuestas. El PSPV debería tomar nota; porque su futuro dependerá, quieran o no, de su capacidad para articular y liderar un discurso, su discurso. El tiempo dirá.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *