L’Estat espanyol continua ningunejant a la Comunitat Valenciana

Nuevo desaire de Madrid a la Generalitat: reproches por el déficit y sin financiación

Beteta echa en cara al Consell que está «lejos» de cumplir y Montoro no cambiará el reparto

p. r. f. 20.11.2014 | 06:39

Nuevo desaire de Madrid a la Generalitat: reproches por el déficit y sin financiación

Nuevo desaire de Madrid a la Generalitat: reproches por el déficit y sin financiación
  • El Gobierno mantiene su apuesta por potenciar el recurso a los préstamos a través de los mecanismos de rescate
 En un sólo día, la Generalitat volvió a tener dos noticias negativas que condicionan la gestión económica y que agravan su agonía financiera. Reproches del secretario de Estado de Hacienda, Antonio Beteta, por el descontrol del déficit, que no se cumplirá en ningún caso durante 2014; y la confirmación, en boca de Cristóbal Montoro, de que no habrá cambio del sistema de financiación autonómica, tal y como reclama Alberto Fabra, para paliar la discriminación que sufre la Comunidad Valenciana en el reparto de esos fondos. Aumentar el desfase entre ingresos y gastos condiciona los balances del Consell y llegar a 2015 sin una mejora de la financiación –el sistema está vencido desde 2014 y Montoro no quiere reformarlo para evitar que se abra ese melón– pone en duda la cobertura de servicios. Fabra reclama mil millones anuales para financiar Sanidad y Educación.

Como es habitual, Beteta asumió el discurso en tono más duro durante su intervención en el Senado para hablar del cumplimiento de los objetivos de déficit en 2014. Dejó claro que ni Murcia ni la Comunidad Valenciana, que atraviesan «grandes dificultades», se ajustarán a ese tope. «Habrá un cumplimiento significativo por parte de las autonomías», dijo Beteta tras presentar los presupuestos de su departamento, estado del que dejó fuera a Murcia y la Comunidad Valenciana. Aseguró que ambos gobiernos autonómicos hacen «esfuerzos» en relación con el déficit que arrastran de ejercicios anteriores, «pero siguen alejadas del objetivo exigente que cada año se pone encima de la mesa». Ya hace meses que los informes mensuales de Hacienda reflejan que la evolución del déficit de la Comunidad es negativa y que, incluso, puede terminar el año en un nivel superior a 2013. Beteta, durante una visita a Valencia hace unos meses, ya advirtió de que, en su opinión, había margen para aplicar más recortes pero el conseller Juan Carlos Moragues se niega a meter la tijera.

Y, de momento, además, el Consell se tendrá que apañar sin más dinero extra. Como estaba cantado, Cristóbal Montoro retrasa el cambio en el sistema de financiación autonómica y lo acometería después de las elecciones generales. Mariano Rajoy, en vísperas de unos comicios decisivos para su partido, no quiere abrir otro debate que acabe minando todavía más al PP. Durante su intervención en el Congreso, el titular de Hacienda recalcó que ni antes le gustaba ni ahora tampoco le gusta el modelo –una cesión, a su juicio, del anterior Gobierno al «tripartito» catalán–, pero optó por ser «realista», concentrar los esfuerzos en la superación de la crisis económica y posponer la reforma de la financiación autonómica para la siguiente legislatura.

A cambio, Montoro apostó por «mutualizar la deuda» de las administraciones territoriales del Estado tal y como se ha hecho en los últimos años con mecanismos extraordinarios como el de pago a proveedores o el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Una política que, a juicio del responsable de Hacienda, ha funcionado bien y ha permitido al Gobierno movilizar 176.789 millones de euros de liquidez para las administraciones territoriales, el 70% de ellos destinados a financiar la sanidad, la educación y los servicios sociales. La oposición en las Cortes Valencianas protestó con dureza: consideran la posición del Gobierno una nueva tomadura de pelo a la Comunidad.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *