Oliu es fica en política

Rechazo empresarial al separatismo de Mas: «Necesitamos estabilidad»

MARÍA JESÚS CAÑIZARES / barcelona    Día 16/02/2014 – 03.02h

El dirigente catalán pide ayuda a los empresarios en un acto en el que el presidente de Banco Sabadell volvió a desmarcarse del proceso secesionista

Artur Mas vivió en primera persona el rechazo de los empresarios a implicarse en un proceso independentista que, avisan, puede tener consecuencias muy negativas para la economía de esta comunidad. Después de que directivos y hombres de negocios, a título individual o colectivo, hayan advertido en las últimas semanas de los perjuicios de la aventura separatista, el presidente de la Generalitat coincidió en un acto con el máximo responsable del Banco Sabadell, Josep Oliu, quien reiteró que lo que realmente se necesita es un «entorno político y económico de estabilidad», para que los emprendedores puedan llevar adelante sus proyectos.

Oliu respondía así al presidente autonómico, que antes había pedido a los directivos que se implicaran en el «proceso democrático catalán». Ambos asistieron a la presentación del libro «Capitans d’Indústria» (Capitanes de Industria), de Francesc Canosa. Participaron cerca de 150 empresarios, entre ellos el presidente de Freixenet, Josep Lluís Bonet, otro de los que se han pronunciado en contra de la ruptura con España, tanto en la prensa norteamericana como en la Convención del PP catalán celebrada a finales del mes de enero.

Mas instó a los empresarios a «no pasar de la política» porque «los grandes objetivos de país los tenemos que defender, conducir y dirigir todos juntos, cada uno de acuerdo con su responsabilidad, no en compartimentos estancos». Según dijo, «ni el mundo de la economía debe pasar de la política ni el mundo de la política debe pasar de la economía». Pero Oliu replicó que los empresarios son «gente con ambición que miran hacia un mundo global» y es precisamente esta actitud y sus proyectos «los que harán a Cataluña grande o no la harán».

No es la primera vez que el presidente del segundo banco catalán se desmarca del secesionismo de Mas. El pasado miércoles, durante una estancia en Londres, Oliu fue tajante: «No contemplamos una Cataluña independiente». Ayer, las palabras del banquero sirvieron de colofón a una semana en la que se ha hecho oficial la rebelión de los empresarios contra la política rupturista de la Generalitat mediante la creación de una plataforma de 60 directivos europeos con intereses en la comunidad cuya finalidad es avisar del daño que puede provocar ese proceso. Ese mismo día, el líder de CiU se reunía con un grupo de empresarios afines a modo de pulso mediático, dada la relevancia del acto protagonizado por ese grupo de empresarios y profesionales liberales, preocupados con la deriva soberanista de Mas.

Y es que desde que comenzó 2014, año decisivo en la hoja de ruta soberanista de CiU —está prevista una consulta sobre la independencia el 9 de noviembre—, los empresarios han abandonado su silencio y han pasado a la acción. Si significativa es la denuncia del máximo responsable del Banco Sabadell, también lo es la de su «competidor», el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, quien aboga por «un gran acuerdo» entre los gobiernos central y autonómico, pues solo concibe una solución dentro de la ley. Fainé pronunció un discurso similar en Washington, en un acto en la residencia del embajador español.

Curiosamente, mientras Mas intenta hacer proselitismo de su «misión soberanista» en el extranjero —con escaso éxito, por cierto—, los dos hombres más poderosos de Cataluña lo hacen también en Gran Bretaña y en Estados Unidos, pero en un sentido contrario: para alertar de las consecuencias de la secesión.

Emigrar a España

Ya lo dijo el jueves el exministro de Economía, Carlos Solchaga: «Si Cataluña fuera independiente, CaixaBank y el Sabadell emigrarían inmediatamente al resto de España porque no tendrían acceso al Banco Central Europeo». El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, fue pionero en avisar que, en caso de secesión, se llevaría su empresa de Cataluña. El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, y el presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana, Andrés Gómez, también cuestionaron la deriva separatista de Artur Mas, quien, por contra, restó importancia a esta serie de protestas empresariales. Según dijo, Cataluña es atractiva para los inversores y no es lo mismo la opinión de los empresarios que la de las corporaciones.

Un pensament a “Oliu es fica en política”

  1. Queda clar que els interessos dels dos bancs que s’han expressat son
    espanyols.
    En Josep Oliu argumenta en raó d’una universalització abstracta que no diu res i amb la que pretén justificar la situació actual de fallida de l’estat, instrumentalitzat per colonitzar cultures i països als que es va sotmetre manu militari, i que actualment es justifica el seu sotmetiment amb arguments insostenibles.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *