Arxiu de la categoria: Politica

El cristianisme i ICV són els referents de la diputada de la CUP Eulàlia Reguant

La diputada de la CUP Eulàlia Reguant nascuda a finals dels anys 70 i sense cap pas previ per l’Esquerra Independentista, ni pel moviment independentista, té la seua base ideològica  anant de cristiana del “Regne de Déu” (sic, minut 3:30 del vídeo) i treballant a les ordres del sempre a l’òrbita del món ICV Arcadi Oliveres a Justicia i Pau (entitat de l’arquebisbat de Barcelona), com es pot veure en estos vídeos de  Catalunya Religió.

Un espanyol il·lustrat explica als espanyols que és el Consell per la República Catalana

… i que TOTS els independentistes catalans haurien de prendre nota.

PRIMERA PARA ARAGONÉS
José Luis Villacañas
Director del Departamento de Filosofía y Sociedad. UCM. 01·04·21

La dificultad de formar gobierno en Cataluña está revelando la verdadera situación del problema y la índole de la complejidad del procés. Al mismo tiempo, permite que el Estado haga consciente el reto que tiene abierto. El grado del dualismo institucional que está en trance de crearse en Cataluña será problemático, pero es indicativo de las aspiraciones del sector independentista. En el límite, esa dualidad institucional tendrá que hacerse compatible entre sí, algo que no va a ser fácil. La consecuencia proyectará sobre el Estado español una profunda anomalía.

El Consell per la República es un organismo creado a consecuencia del referéndum del 1 de octubre de 2017. Asume que lo que allí sucedió fue un acto legal y legítimo de independencia, que resultó proclamada en la declaración unilateral del 27 de octubre. El Consell tiene como tarea «hacer plenamente efectivo» lo que allí tuvo lugar. Se autodefine como una «institución republicana» y tiene como finalidad lograr el «reconocimiento de la República catalana». En este sentido, opera como un representante permanente del estado de cosas de 2017, momento considerado esencial e irreversible de la expresión de voluntad política catalana.

Esto le concede al Consell una ‘legitimidad originaria’. Eso determina que su presidencia recaiga de forma esencial en Carles Puigdemont y en los hombres y mujeres del exilio, pues se considera que conquistaron el mérito inmarcesible de ser los responsables de aquel referéndum. El propio comunicado califica al Consell como «espacio estable». Por supuesto, es un eufemismo para decir que ya se ha separado de los procesos electorales de la Generalitat. Esta nueva institucionalidad no puede estar sometida a impugnaciones mediante elecciones de la totalidad de la ciudadanía catalana actual, ya que en el fondo la Generalitat no tiene legitimidad, pues se ha visto transferida al Consell per la República.

ERC aceptó este planteamiento con la creación del Consell sin darse cuenta de dónde se metía y de lo letal que podría ser para sus pretensiones. Al margen de que esté por encima de Junts en votos, ahora sabe que la verdadera hegemonía ya la tiene de oficio Puigdemont como presidente del Consell per la República. Las consecuencias las ve ahora Pere Aragonès. Puigdemont está por encima de cualquier candidato victorioso de las elecciones y todo ese regateo al que asistimos tiene este significado: Aragonès será presidente de la Generalitat cuando y como quiera el presidente del Consell per la República. Este deviene en algo así como un jefe de Estado frente a un subordinado administrativo.

La Generalitat española no es la Generalitat catalana, sino un delegado suyo para impedir que la ocupe el Estado, no para gobernar. Por supuesto, una vez afirmado que las elecciones sólo sirven para organizar un cuerpo administrativo, no para renovar la dirección política, el Consell se ve obligado a ir más allá de esa legitimidad originaria. Lo relevante de este movimiento es que se expresa como «legitimidad trasversal». Lo que se entiende por tal es una pluralidad que solo concierne al pueblo independentista, ahora el único pueblo catalán políticamente reconocible. El Consell es el órgano de comunicación y cooperación de la ANC y Omnium Cultural, que también están interesadas en fijar su presencia con la foto fija de aquellos épicos días de 2017. Por supuesto, tampoco se preocupan de la decepción o desmovilización. La transversalidad del Consell es así la expresión del deseo de eternizar la intensidad de aquellos días y, como veremos, de mantener la dualidad amigo/enemigo.

Que el Consell esté diseñado para que los resultados de futuras elecciones resulten deslegitimados, no quiere decir que los detalles favorables de las nuevas elecciones, como haber alcanzado el 52 % de los votos independentistas, no sean incorporados a la legitimidad del Consell. Da igual que haya representado la pérdida de cientos de miles de votos. Esta cifra tapona el argumento que recordaba que en la legislatura de 2017 no había mayoría absoluta en el voto de las posiciones independentistas.

No acaba aquí la esencialización de lo ocurrido en 2017. Los parlamentarios independentistas de la legislatura gloriosa han establecido, como verdadero poder constituyente, el reglamento para elegir la Asamblea de representantes, quienes a su vez elegirán al presidente del Consell, que es el que nombrará a los miembros de un Govern paralelo. Eso debería realizarse en junio. Ignoro qué pasará cuando la dualidad institucional llegue a producir dos gobiernos catalanes, sobre el terreno y en el exilio. Cada uno contará con su base electoral. La independentista alcanzará a aquellos que se inscriban en el Registro Ciudadano. La base ciudadana reconocida por el Estado no podrá hacer nada sobre el Govern en el exilio, pero este la dominará sin poder intervenir en sus decisiones. Se generarán dualidades entre los ayuntamientos y los consejos locales, que serán los encargados de impulsar el censo. De este modo, el pueblo independentista se autoconstituye, se construye autorreferencialmente, dejando a los que no pertenecen a ese pueblo al margen de todo derecho político. Así se asegura una dominación sobre una población subalterna.

El último comunicado del Consell es perfectamente consciente de que así impulsa una soberanización del pueblo republicano catalán. En la medida en que se anima para ganar «la confrontación inevitable con el Estado español», no tiene ningún interés en conservar la institucionalización que depende de la Constitución española, incluida la Generalitat. En este caso, todo lo que sucede en el Parlament es un simulacro, no merece respeto democrático y los que ahí actúan no hacen sino fingir. El Parlament solo sirve como escenario para preparar el desbordamiento democrático. Los derechos de los no independentistas no cuentan, porque no son parte del pueblo de Cataluña, sino de España.

El Consell ve posible alterar las condiciones de su propia gobernanza, pero deben ser sometidas a refrendo al margen de la correlación de fuerzas derivadas de estas últimas elecciones, en exclusivo cumplimiento de los propios ordenamientos y representantes. Puigdemont, como jefe del Estado, no intervendrá en esos debates. En suma, lo que estamos viendo es un ajuste esquizofrénico de dualidades en el que la victoria de Aragonès, y menos la de Illa, no tiene valor, eficacia, ni soporte democrático. Lo más terrible es que esta neutralización de la legalidad es la consecuencia de una política de Estado que sólo se centra en la afirmación de la legalidad. Al final, los enemigos acaban reflejándose en el espejo y mostrando las mismas carencias democráticas.

EMBOLICA QUE FA FORT [on diu Catalunya llegiu País Valencià] per Alfons Duran Pich

EMBOLICA QUE FA FORT / Remake

31/03/2021

Durante unos días el debate de investidura en el Parlament de Catalunya ha tenido ocupado al personal, ya que la liga de fútbol está de baja temporal y la pandemia limita otros eventos. Se trataba de comprobar si la mayoría independentista podía ponerse de acuerdo en la elección de un candidato de consenso. Dado que Esquerra Republicana de Catalunya tenía un parlamentario más que Junts per Catalunya, les correspondía a ellos proponerlo. Y así ha sido. El candidato nominado (Pere Aragonés García) no ha alcanzado los votos necesarios, ya que los parlamentarios de JuntsxCat se han abstenido.

Y ha sido entonces cuando se ha producido una explosión controlada, en la que los chicos y chicas de ERC, junto a su corte mediática, han expresado su triste amargura (siempre controlada) ante la “traición” de sus colegas independentistas. Dramas aparte, tendremos que esperar un par de meses para ver qué solución se alcanza.

En cualquier caso, el partido que lidera con mano férrea mossèn Junqueras tiene que hacer un análisis en profundidad (de aquellos que recomendaban en los “ejercicios espirituales”) si quiere comprender lo que está ocurriendo. Vamos a darles unas pistas, por si les sirve de ayuda:

  • Catalunya es un país ocupado política y militarmente. Lleva siglos en esta situación. Todo necesita el consentimiento del virrey de turno.
  • La “España de las autonomías” es un invento grosero en términos organizativos. Se creó para impedir la reclamación de los derechos históricos de Catalunya y Euzkadi.
  • Los parlamentos autonómicos son parlamentos de feria. Sus decisiones pueden ser revocadas por cualquiera de las múltiples instituciones del Estado, siempre prestas a intervenir.
  • El “poder ejecutivo” (el govern de la Generalitat) solo sirve para gestionar el día a día del territorio catalán, siempre y cuando no se aparte ni un ápice del guion escrito por la “autoridad competente” de la capital del reino.
  • Ese gobierno es responsable del gasto público pero no de los ingresos, ya que la máquina recaudadora del Estado se queda con los impuestos pagados por los contribuyentes catalanes y luego transfiere a la Generalitat lo que considera pertinente. Y a esto le llaman cínicamente sistema de “financiación”. Te “financian” con parte del dinero que antes te han hurtado.
  • Una notable mayoría de la población que vive y trabaja en Catalunya no es consciente de lo anterior y es por ello que presenta sus quejas a la Generalitat, como si ésta pudiera decidir algo para aliviarlas. Se reclama al interlocutor equivocado, con el auxilio de la “izquierda institucional” (Socialistas, Catalunya en Comú, Podem y otras especies menores), que conociendo la raíz del problema lo ocultan en beneficio propio, lo que pone de manifiesto su baja catadura moral.
  • En paralelo el Estado se hace el sordo, señalando a las comunidades como responsables de cualquier ineficiencia. En un hábil movimiento centrífugo y centrípeto, distribuye los fracasos y se queda los aciertos. Todo ello sin apenas sonrojarse y en nombre de “el gobierno de España”.
  • El señor Aragonés, si es elegido President de la Generalitat, ha de entender que su misión será administrar los recursos que le dejen administrar y poca cosa más.
  • Ha de olvidarse de la “mesa del diálogo” que es como el “cuento de la lechera” en versión cañí.
  • También ha de asumir que su forma de entender la independencia (versión “el día más largo”) no casa con la voluntad independentista de la sociedad civil, y que sus declaraciones en este sentido son pura retórica. Como lleva ya muchos años militando en Esquerra Republicana, le resultará fácil entenderlo, ya que su partido nunca ha hecho nada concreto para conseguir la independencia (aparte de repetir su sonsonete), en sus noventa años de existencia.
  • Todo lo que se pueda hacer en favor de una República independiente se ha de hacer desde el exterior, sea a través del Consell per la República o por cualquier otra organización que no tenga que responder ante el Estado español.
  • Él ha de gobernar la gestoría y seguir haciendo trámites. Son actuaciones a corto. Los planes a largo que suponen movimientos estratégicos hay que pensarlos e implementarlos fuera. Son funciones distintas realizadas por órganos distintos. Todo muy bien delimitado.

Si el señor Aragonés, sus muchachos y su padre espiritual no tienen en cuenta algunas de estas consideraciones, se equivocarán de lleno.

Yo recomendaría a Junts per Catalunya que dentro de un par de meses (no antes) apoye la candidatura de Pere Aragonés y acuerde con ERC un pacto “flexible” de legislatura, sin entrar en el gobierno. Será entonces cuando los “republicanos” aprenderán de verdad de qué va la película y dejarán en la sacristía las flores de lirio que acostumbran a llevar en la mano.

Porque sin el “contubernio independentista”  del Consell per la República (como lo califica la insidiosa señora Eva Granados) y su extraordinario trabajo en el exterior, el ejército de ocupación habría abierto de nuevo la Modelo y resucitado a la Brigada Político Social.

Comunicat de RV/PVE sobre la votació d’ahir a la UE

Comunicat de RV/PVE.  LA UNIÓ EUROPEA HA D’ELEGIR ENTRE DEMOCRÀCIA O TOTALITARISME

Ahir el Comitè d’Afers Jurídics del Parlament Europeu va aprovat aixecar la immunitat dels eurodiputats, els republicans catalans Carles Puigdemont, Toni Comín i Clara Ponsatí, i portar el suplicatori al ple, tal com ha reclamat l’Estat espanyol mitjançant les demandes dels partits del nacionalisme espanyol PSOE, PP, Cs i VOX.
La votació d’ahir demostra que hi ha un objectiu compartit sense fissures del nacionalisme espanyol, des del PSOE fins al feixisme de VOX, que consisteix en reprimir als líders del republicanisme independentista català que elecció darrera elecció ix victoriós en les conteses electorals a Catalunya.
La Unió Europea haurà d’elegir entre el respecte a les urnes i a la democràcia o la deriva totalitària amb la que pressiona l’Estat espanyol en les estàncies de la Unió.
República Valenciana / Partit Valencianiste Europeu, partit del sobiranisme valencià republicà, una vegada més fem costat al sobiranisme català republicà i manifestem la nostra solidaritat amb els republicans catalans a l’exili, els empresonats a Espanya i els milers d’encausats en la causa general oberta contra l’independentisme català.
RV/PVE, també, vol deixar molt clar que el nostre europeisme no té res a veure amb la votació que ahir es va produir al Parlament Europeu de l’anomenada Unió Europea i si amb una Europa dels pobles, democràtica, lliure, igualitària i fraternal que des de l’estret de Gibraltar fins a la serralada del Urals, els europeus hem de construir perquè, des de la seua potencialitat, impulse actuacions polítiques i econòmiques universals que asseguren la pau i la subsistència a tots els éssers humans.
Comité executiu de República Valenciana / Partit Valencianiste Europeu
País Valencià, 25 de febrer de 2021